• ecoHuelva

Acciones prácticas para cuidar de la Tierra

Actualizado: 29 de mar de 2020




Desde ecoHuelva pensamos que la sostenibilidad no está reñida con la calidad de vida, algo que además deberíamos hacer sin ningún problema. En este post queremos hacer más fácil el comienzo al cambio de hábitos con unos sencillos consejos. De esta forma queremos proponer una serie de acciones que puedes realizar desde casa para que así cada uno podamos aportar nuestro granito de arena y así reducir nuestra huella. Si bien existen miles de acciones aquí resumiremos las más prácticas.


Natural como la vida misma

- No trates la basura como tal: Todo es reutilizable y podemos darle más vida. Te sentirás mejor y podrás dar rienda a tu imaginación para decorar tu casa de forma original. Incluso el material orgánico se puede convertir en compost, hazte un jardín completamente sostenible. Y no nos olvidemos de la importancia de reciclaje. En España ya se recicle el 78,8% de los envases de plástico, latas y briks y los envases de papel y cartón.


- Crea tu pequeño huerto: Parece insignificante, pero contribuirás a reducir el impacto de los fertilizantes, la huella de carbono, evitaras una sobreproducción. Además, así sabrás lo que comes y te sentirás genial viendo creer tus propios alimentos.


- Planta: Ya tengas un pequeño piso o una parcela siempre hay un hueco para dar vida a tu entorno. Así tendrás más conexión con la naturaleza y ayudaras al planeta. Tenemos muchas razone por lo que hacerlo: ayudaras a limpiar el aire, se estima que un árbol puede absorber cerca de 45kg de contaminantes cada año y liberar unos 118 kg de oxígeno, mejoraras tu salud mental al reducir el estrés y favorecerás la anidación y la polinización de abejas. (Hay muchas más razones que daremos a conocer en otro artículo.)


Tan claro como el agua


- Lava con menos frecuencia y asegura que la lavadora esté llena antes de encenderla. Así evitaras el deterioro de tu ropa y del medioambiente. Además, lavando con frio ahorra entre un 80 y 90% de energía en comparación con el lavado de agua caliente.


- Controla el tiempo de ducha y de tu cepillado dental, y cierra el grifo cuando no lo necesites. No sabes la cantidad de agua que se desperdicia sin ser usada e incluso a veces puede ser reutilizada.


- Instala economizadores en los grifos de la cocina y el baño. Estos filtros son fáciles de instalar. Su funcionamiento es muy sencillo ya que al mezclar el agua con el aire el agua sale con más presión y se hace más efectiva, por lo que economizas mucha agua.


Nastideplasti

- Da una nueva vida a objetos y a muebles. Aprende a reutilizar los botes de vidrio. Este tiene múltiples usos y te sorprenderá la cantidad de cosas que puedes hacer con ellos. Recicla tus muebles, siempre es posible darles una segunda vida e incluso los puedes donar a los vecinos o a alguna asociación de tu municipio.


- Elimina de tus compras las bolsas de plástico. Hazte con unas bolsas de tela reutilizables. Son fáciles de conseguir e incluso de hacer, y así contribuirás a reducir el impacto que tiene su fabricación y su posterior eliminación.


- Evita comprar alimentos sobre envasados y evita en su medida los que estén envasados. Casi siempre hay otras opciones. Siempre puedes optar por comprar a granel en tiendas de tu barrio.


- Compra una botella reutilizable. Así evitaras contribuir al desperdicio de plástico y además cuidaras tu salud ya que se ha demostrado que el uso continuo de estos envases puede dar lugar a contaminación microbiológica y además ayudaras a no contribuir con la problemática que existe actualmente con los desechos de plástico.


- Usa servilletas de tela. Esta es una acción que ya hacían nuestros antepasados. ¡Las servilletas de papel no se inventaron hasta principios del siglo XX! No solo reducirás los residuos generados, si no que ahorraras dinero y te permitirán decorar las mesa con mucha más variedad que las de papel. Además, suelen tener mayor absorción y durabilidad.


- Mantén tus alimentos frescos y llévatelos encima sin plástico. Hay otras formas más naturales de conservar los alimentos. ¡Por ejemplo, a nosotros nos encantan los envoltorios de cera de abeja! Estos te permiten sellar el envoltorio con el calor de las manos y amoldarlo a la forma de un recipiente o del alimento.

¡Adiós al film plástico y papel de aluminio!


Somos los que comemos


- Come más sano. Actualmente comemos más carne de la que necesitamos y no solo es más perjudicial para nosotros, también repercute sobre la calidad de vida de los animales ya que favorece la sobreexplotación y también negativamente sobre la huella del carbono del planeta.


- Compra alimentos de tu zona. Así no solo reducirás la huella de carbono, también promocionaras la economía local y la calidad de vida de tus alrededores. Sin duda los agricultores, artesanos y demás empresas locales de la zona te lo agradecerán.


Verde que te quiero verde


- Camina más y utiliza la bicicleta para tus movimientos por la ciudad. Así evitaras tu huella de Co2 y beneficiaras a tu salud. Está demostrado que la actividad física moderada es buena para tu salud física y mental. Además, no tendrás problemas a la hora de aparcar


- Reduce tu consumo eléctrico usando bombillas de bajo consumo y no dejes los aparatos encendidos cuando no vayas a utilizarlos. La iluminación puede suponer el 20% del consumo energético de tu hogar. Minimiza el uso de los aparatos de aire acondicionado y calefacción. Hay veces que es innecesario su uso. Cada grado de más puede suponer un 7% de gasto energético.

Entendemos que hacer estos cambios requiere tiempo y dinero, y que no siempre es posible. Cada uno aporta y hace lo que puede. Lo importante es ser consciente de los hábitos de uno mismo y poco a poco ir eliminando los que producen deshechos y contaminación. Para ello hay que introducir aquellos que ayuden a minimizar el uso de recursos, los que cuiden del medioambiente y tomen en cuenta las necesidades de futuras generaciones.


47 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo