• ecoHuelva

El Cuidado del Planeta Comienza en el Suelo


Autor: Sierra Photography/Jorge Garrido

El suelo es el soporte físico de la vida y fuente de nutrición de las plantas que se desarrollan en él. Ademas, es el hábitat de los hongos, bacterias, virus, insectos, invertebrados y animales, que entre todos forman un ciclo de nutrientes. Así el suelo regula y distribuye el almacenamiento de agua; inmoviliza y desintoxica materiales orgánicos e inorgánicos; y soporta infraestructuras de ingeniería.


Desde el año 1963, El Día Internacional de la Conservación del Suelo, se celebra cada 7 de julio. Este dia se eligió , en honor al científico estadounidense Hugh Hammond Bennett, quién dedicó su vida a demostrar que el cuidado del suelo influye directamente en la capacidad productiva de los mismos o como el mismo lo decía: “La tierra productiva es nuestra base, porque cada cosa que nosotros hacemos comienza y se mantiene con la sostenida productividad de nuestras tierras agrícolas”.


El objetivo que perseguía Hammond y que es el principal propósito de este día (y de todos los dias del año), es el de concienciar a las personas de la importancia fundamental que tienen los suelos dentro del frágil equilibrio medio ambiental.


Autor: Sierra Photography/Jorge Garrido

En un mundo donde se habla continuamente acerca del cambio climático, muy pocos se han parada a pensar cómo afecta la contaminación o la explotación excesiva de los suelos a la destrucción del medio ambiente, poniendo en riesgo la supervivencia de las especies.


Importancia de la Conservación de los suelos


El suelo en realidad es un sistema que vive en un cambio constante, lo que le transforma en un recurso altamente complejo. No solo sirve como soporte para todas las formas de vida, como las plantas y animales, sino que además sirve de sustrato para el crecimiento de la vegetación, garantizando los nutrientes necesarios para todas las especies.


Desde el punto de vista agrícola, los suelos funcionan como el canal de comunicación entre el productor y su cultivo, ya que a través de las acciones que este realice, la calidad y el tamaño de su plantación variarán drásticamente.


¿Qué es la desertificación de los suelos?


La desertificación es un proceso de degradación ecológica en el que los suelos fértiles pierden total o parcialmente su capacidad productiva. Este fenómeno se puede dar por tres causas principales, que son:


La desforestación


Causada por la tala indiscriminada de acres de bosques o grandes extensiones de vegetación, destruyendo así la superficie forestal y por ende la calidad de los suelos.


El uso desequilibrado de los suelos


Por si no lo sabías el uso excesivo de un suelo puede degradarlo de forma irreversible. De entre todos los tipos de degradación que puede sufrir un suelo, la peor es la erosión o lo que es lo mismo, la perdida de capas fértiles que limitan la capacidad productiva de ese suelo.


Mal uso de equipos mecanizados


Por último, el mal uso que se le pueda dar a una máquina o el mal mantenimiento de las mismas, puede causar estragos en el terreno, contaminándolo con productos químicos como aceite, gasolina o diésel. Pero también puede acelerar el proceso de erosión de zonas terrestres.


Cultivo de maíz

Es interesante saber que también el 5 de diciembre de cada año se celebra el Día Mundial del Suelo decretado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Con ello son ya varios eventos anuales dedicados a este importante recurso del que depende la vida y el sustento de los seres humanos.


Recomendaciones para la conservación de los suelos:


Todos los seres humanos podemos poner nuestro granito de arena, para procurar la salud y conservación de los suelos de nuestro entorno. Algunas buenas prácticas pueden ser:

  • Siembra árboles y evita la deforestación: Los árboles cumplen una función vital adicional a la producción de oxígeno, ya que previenen que el agua arrastre a los nutrientes dejando estéril al suelo. Igualmente, puedes sembrar oportunamente árboles estructurales que entierren sus raíces a mayor profundidad para mantener el suelo unido por un mayor periodo de tiempo.

  • Evitar las quemas: Cuando la materia orgánica se quema, se convierte en gases tóxicos que afectan la vida.

  • Evita el arado total y el pisoteo excesivo del ganado: los cascos y pezuñas del ganado aplastan el suelo, lo endurecen e impiden la respiración de microorganismos.

  • Nunca tires agua en mal estado al suelo: El estado líquido facilita a que los elementos químicos entren en el suelo de manera rápida.

  • Fomenta la diversidad de cultivos: El monocultivo es más propenso sufrir diferentes enfermedades y plagas. Además las asociaciones de cultivos de plantas beneficiosas repelen ciertas plagas.

  • Implementa la rotación de cultivos: Esta es una forma natural para evitar la acumulación de posibles plagas o enfermedades en el suelo, que puede ocurrir cuando se repite el mismo cultivo (o cultivos de la misma familia) una y otra vez.



7 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo