Permacultura en el corazón de la Sierra de Huelva

Actualizado: 15 de may de 2020


El entorno natural que rodea la huerta de Daniel

Esta semana os presentamos a nuestro querido compañero Daniel Trigueros y su proyecto La ecoHuerta del Tito con la que lleva en marcha en la Sierra de Huelva desde septiembre 2018.


Lechugas cultivadas por Daniel

Daniel es un amante de la naturaleza, entiende la importancia de vivir en armonía con su entorno y comparte su sabiduría con todo aquel que quiere vivir de una manera más sostenible. Dispone de muchos conocimientos acerca de la permacultura y el cultivo ecológico, ya que ha diseñado y gestionado durante mucho tiempo huertos escolares ecológicos y ha participado como voluntario en el movimiento mundial WWOOF de granjas y productores ecológicos. Igualmente desarrolla junto con su hermano, una herramienta didáctica digital para facilitar el trabajo en los huertos escolares, tanto a docentes como alumnos.



¿Qué es la permacultura?


La permacultura, que se define como la filosofía de trabajar con y no en contra de la naturaleza, integra y armoniza al ser humano con el medioambiente reutilizando los materiales para aumentar su vida útil, minimiza la generación de residuos y crean sistemas ecológicos para una agricultura sostenible.


Mini jardín construido con haces de ramas de mimbreras

Un huerto de permacultura se basa en cuidar de la tierra y de las personas, fomentando el reparto equitativo de los recursos. Esto significa no explotar los recursos de la tierra, como el suelo y el agua, para crear los huertos. Al revés, se protegen, restauran y revitalizan, construyendo suelo, biodiversidad y mejorando los recursos ecológicos.


Daniel nos cuenta que "usando las herramientas que nos brinda la permacultura podemos convertir un simple huerto en un eficiente ecosistema natural. En la naturaleza, los procesos que hacen esto posible no necesitan de nuestra intervención, aunque requieren su tiempo. Nosotros podemos acelerar esta conversión invirtiendo cierta cantidad de recursos y energía, normalmente nuestra energía. Para ello, debemos actuar imitando los procesos naturales y optimizar al máximo el uso de recursos y energía. Con el paso del tiempo y la mejora de nuestros conocimientos, debemos ir favoreciendo los cultivos plurianuales frente a los anuales, ya que los primeros nos permitirán alcanzar el objetivo principal; esto es, disfrutar de un sistema permanente de producción de alimentos, materiales y otros beneficios con la menor inversión de energía posible. Este sistema es un ecosistema natural influenciado por el hombre con el fin de cubrir sus necesidades sin alterar su propia esencia."


¿Qué es La ecoHuerta del Tito?


Nos cuenta que ahora mismo vive con lo justo y necesario: luz solar, zonas donde puedan crecer sus cultivos, la limpieza y recuperación de residuos y está comenzando con proyectos de bioconstrucción. A la compostera y vermicompostera como fuentes de abono orgánico para su terreno, se le ha sumado un burro, al que ha bautizado con el nombre de Maolito.


Amistad entre los ayudantes de la huerta: el burro Maolito junto a la perra Maya

Nos explica que la mayor dificultad para iniciarse en la permacultura es la económica ya que se necesitan ciertos requisitos cuando empiezas de cero. Él tuvo la buena suerte de que la finca que compró ya estaba vallada, tenía pozo y una pequeña casa de aperos que le permitieron comenzar el proyecto sin tener que hacer desembolsos adicionales. Sin embargo, al estar trabajando 100% en este proyecto, es difícil generar dinero de otra manera y también es muy necesario disponer de tiempo, ya que cuanto más grande sea la huerta más trabajo y cuidados necesitará.


Daniel organiza visitas a su huerta y ofrece cursos de permacultura. Nos dice que su mayor satisfacción es que se conozca su proyecto y que disfruten del lugar. Anima a todo mundo a que aprenda ciertos valores para ser más autosuficientes y poder vivir de lo que uno produce.


Gurumelos, guisantes tirabeques, huevos y ajos más frescos imposible

En ecoHuelva apoyamos y creemos en esta forma de vivir. Cada vez son más las personas que se animan a producir sus propios cultivos, siempre respetando el entorno, y que deciden adoptar una vida no enfocada en maximizar ganancias y generar la mayor cantidad de productos, sino que cuidan del planeta y velan por los intereses de las futuras generaciones.


Podéis seguir de cerca cómo vive Daniel y aprender conocimientos relacionados con la permacultura en sus distintas redes sociales, a través de Facebook e Instagram.


¡Bravo Daniel!



528 vistas0 comentarios