top of page

Un paraíso micológico: Santa Ana la Real


Una mañana de otoño, un paisaje indescriptible entre nubes y montañas, el sonido de la vegetación y los animales que te rodean, todo ello con la sensación de adentrarte y fundirte con la naturaleza, tu naturaleza.


Paisaje otoñal en Santa Ana la Real

Esta sensación tan especial que parece leída de una novela, o cuento, es algo que se puede encontrar cuando uno quiera, en el hábitat de Santa Ana la Real, dentro del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, de donde formamos parte.


La sierra de Huelva es un punto de referencia micológica muy importante, ya que es una de las zonas de Europa con mayor biodiversidad de hongos, algo realmente impresionante y que ademas tenemos en casa. Un motivo perfecto para adentrarnos en este mundo de naturaleza y sabores.


Un suelo rico en hongos

Esto que describimos al comienzo del articulo, también podría llamarse simplemente: mañana de setas, y es que es imposible no volverte un amante de ellas en este rinconcito de la Sierra de Huelva, lleno de naturaleza y de una vida realmente impresionante. De hecho, nada más ver el entorno se puede observar la cantidad de vida que alberga un pequeño trozo de suelo, del que puedes ver los miscelios, una tela que recubre la tierra creando una inmensa red de comunicación entre ellos; y como en combinación con el resto del bosque crean un ecosistema increíble.


Por norma general, tras las primeras lluvias fuertes y con las temperaturas suaves otoñales, comienzan a salir las primeras ejemplares de setas. Si las lluvias continuan y las temperaturas no bajan demasiado, la temporada de setas puede ser muy fructífera.


Las primeras lluvias fuertes después del verano

Es común, por estos paisajes dar un paseo por un sendero y encontrar gran cantidad de setas, y poder disfrutar de un paseo de lo más interesante, tanto para los aficionados, como para los más entendidos en el tema.


Aunque podemos recolectar una gran variedad de especies de setas, aquí vamos a destacar algunas de nuestras favoritas:



Tanas (Amanita ceasarea)


La Tana (Amanita ceasarea), conocido localmente como tentullo o tontullo, es de las setas más apreciadas de la zona y con mucha razón. Con su carne blanca, de olor suave y agradable, y con un sabor dulce que recueda a la nuez, alegra el paladar de cualquiera que lo degusta. Es un hongo de color naranja, con las láminas y el pie de color amarillo pálido, con volva y anillo. La Amanita ceasarea desaparece con las primeras bajadas de temperaturas al ser una seta termófila, por lo que si queremos encontrarlo hay que salir después de esas primeras lluvias fuertes otoñales.


Níscalos (Lactarius deliciosus)

Níscalos (Lactarius deliciosus)


El Níscalo (Lactarius deliciosus), conocido como pinatel, suele crecer de forma abundante por la zona. Si salimos a pasear por los pinares de la zona, los podremos encontrar bajo los pinos o próximos a estos. Con su tonalidad anaranjada cárnea, resaltan con bastaste facilidad haciendo de su búsqueda una experiencia muy agradable y sencillo para el recolector. La carne es densa y compacta, y tienen olor suave y dulzón.


Níscalos (Lactarius deliciosus)

Boletus (Boletus aereus)


Aunque crecen varios tipos de boletus por la zona, el Boletus aereus es de las mejores de su especie. Es un hongo con un sabor exquisito, que recuerda un poco a las avellanas y con una textura firme y densa, haciéndolo una seta muy versátil en la cocina. Aquí en Santa Ana la Real, crece cerca de los pinos y de los castaños, y normalmente siguen saliendo de la tierra hasta finales de otoño.


Boletus (Boletus aereus)

Gallipierno (Macrolepiota procera)


Otra seta que crece abundantemente a principios de otoño, en el municipio de Santa Ana la Real, es el gallipierno (Macrolepiota procera). Es un hongo grande, de hasta 30 cm de diámetro en el sombrero, de color blanquecino y con escamas. Es una seta comestible de gran calidad que tiene un olor y un sabor suave y agradable. Es frecuente y abundante por la zona, apareciendo en otoño en los claros de bosques de encinas, alcornoques, así como en los pinares.


Gallipierno (Macrolepiota procera)

Aunque aquí solo hemos hablado de unas cuantas de especies de setas comestibles, cabe destacar que hay otras muchas ejemplares exquisitas y bien valoradas. Te animamos a venir a descubrir por ti mismo el paraíso micológico de Santa Ana la Real y sentir la magia que existe en este maravilloso municipio de la provincia de Huelva.


36 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page